La hermandad humanoasnal se celebra con gintonic y anís

  • La Asociación de Defensa del Borrico (ADEBO) festeja su trigésimo aniversario con uno de los bautismos de asnos que la han hecho famosa, pero con una novedad histórica: por primera vez, la ceremonia incluirá también a un ser humano.

Treinta años se cumplen desde que el dependiente de una lencería ruteña llamado Pascual Rovira encontró el sentido de su vida en dedicarla a los burros, felicísima epifanía que se materializó al fundar la Asociación para la Defensa del Borrico (ADEBO). La primera protectora de pollinos de España y referencia mundial en la lucha por el bienestar animal.

Pascual Rovira con Mandela, el primer asno acogido por ADEBO. (foto: Mondelo)

Basta ver el amplio resumen de noticias de la web de ADEBO para verificar que periódicos, revistas, radios y televisiones de todo el orbe se han hecho eco de la labor de Pascual desde el rescate de Mandela, su primer protegido. Una atención mediática que ha convertido a la localidad cordobesa de Rute, sede de sus instalaciones, en símbolo internacional de la defensa de los animales.

Una de las actividades que más popularidad han dado a ADEBO es el apadrinamiento, en el cual se bautiza a un pollino en una ceremonia en la que recibe el nombre elegido por su padrino, que le rocía la cabeza con unas gotas de anís, el licor que hizo famoso a Rute en España antes de que los borricos de Pascual la hicieran célebre en el resto del planeta.

No es exageración. Rute tiene no uno, sino dos museos dedicados al anís, y sus calles se siguen perfumando con matalahúva gracias a Machaquito.

Tampoco exageramos al decir que los burros ruteños tienen padrinos de postín. Premios Nobel como Camilo José Cela y José Saramago, galardonados con el Cervantes, como Rafael Alberti, y lo más granado de la aristocracia, de la duquesa de Alba y la baronesa Thyssen a la reina Sofía, que con gusto se retrataron para la ocasión, sin ese miedo que ignorantes y mediocres tienen a que los relacionen con los asnos.

Otro bautismo marcará el trigésimo aniversario de ADEBO y, como es de rigor, será uno muy, muy especial. No por la alcurnia o fama de sus protagonistas, sino porque con la recepción de los anises bautismales en sus cabezas, sellarán la hermandad entre humanos y asnos.

Una ocasión, además, muy entrañable para Hermano asno, porque una de las protagonistas será Ginebra, hija del autor de los textos del libro, que se bautizará junto a la burra Tónica Premium. Además, había por ahí un chivo encontrado por Pascual que no quería ser menos, así que también recibirá bautismo, con el bonito nombre de Limón.

ginebra tonica bautismo humanoasnal adebo
Ginebra durante una visita a sus hermanos asnos de ADEBO en 2017 en la que conoció a la burra Tónica. (foto: Eliseo García Nieto)

El festejo tendrá lugar el 14 de junio próximo y… les confesamos un secreto. La genuina ruchilla Tónica, nacida, como Ginebra, en enero de 2016, ya es un pedazo de burra que hasta se preñó, mientras que la niña sigue siendo eso, una niña. Cosas de la diferencia de maduración entre hermanos. Así que, para equilibrar, se escogió otra bucha más jóven para combinar con Ginebra. Pero ya no podía llamarse Tónica, ante la imposibilidad de inscribirla con el mismo nombre en los registros veterinarios; así que, fue apuntada como Tónica Premium. Seguro que el cóctel queda aún más perfecto.

burra Tónica Premium
La bucha Tónica Premium al poco de nacer en las instalaciones de ADEBO en Rute (Córdoba). (foto: Pascual Rovira)
Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.